viernes, 11 de septiembre de 2015

Vigile du Nouvel An Pataphysique

El Collège de 'Pataphysique, esa sociedad de investigaciones sabias e inútiles fundada en 1948, organizó el pasado 28 Phalle (7 de septiembre vulg.) una velada fantástica en París para dar la bienvenida al nuevo año patafísico, a la que asistimos en calidad de auditores, la categoría asignada a los miembros "de base" que sostienen phynancieramente la institución. Como cabe esperar de una ciencia destinada a cambiar la concepción de este universo, de otros paralelos y también de sus contrarios, la 'Patafísica se rige por un calendario distinto al vulgar: el año comienza el 1 Absolu (8 de septiembre vulg.), día de la Natividad de Alfred Jarry, y acaba con la Transfixión de Santa Mesalina. Por supuesto, el santoral no está constituido por los primeros mártires romanos ni por beatas que confundieron su sarna con estigmas; cada día se consagra a un personaje, ¿real? o ¿ficticio? (San Quincey, crítico de arte, Santa Pirotecnia, iluminada...), y las fiestas conmemoran momentos importantes para la 'Patafísica, como la Erección del Supermacho el 1 Pédale. 

El caso: a las 18:59 nos desplazamos a Le Café de Paris, que en nada se parece a esos cafés en que simbolistas y decadentes acudían a su encuentro con la temible hada verde. Cabe recordar que la 'Patafísica no es un movimiento literario, ni una nueva estética, ni otro de esos -ismos triviales; es, por el contrario, la propuesta más seria que puede encontrarse en el panorama intelectual, cultural y científico del momento. De ahí que sus reuniones, organizadas de acuerdo con el más estricto protocolo, se produzcan en lugares tan solemnes como éste. ¿No sorprendería acaso que la Academia Sueca hubiera hecho entrega del Premio Nobel a Klaus von Klitzing en un sucio McDonald's de Estocolmo? En nuestro caso, también se hizo entrega de un prestigioso galardón, aunque el premiado no fue un físico alemán sino un compositor británico. Gavin Bryars, cuya pieza Illustrations musicales de la Monographie de Sherlock Holmes sur les Motets polyphoniques de Lassus fue interpretada por el London Snorkelling Team (orquesta oficial del London Institute of 'Pataphysics), fue proclamado Trascendente Sátrapa, como en su momento lo fueron Marcel Duchamp, Max Ernst, Joan Miró, los hermanos Marx, Jean Baudrillard o el propio Fernando Arrabal, que le hizo entrega de su diploma. Asimismo los miembros de la orquesta fueron investidos caballeros de la Orden de la Gran Gidouille.





Tras este momento tan emotivo, unos señores muy extraños -que luego resultaron ser camareros- irrumpieron en la sala con nuestra cena: menestra polaca, costillas de rastrón, ternera, pollo, pastel de carne de perro, corpanchón de pavor, carlota rusa, coliflores a la mierdra... A nosotros, que habíamos solicitado previamente un menú libre de carne, se nos sirvió una ensalada con tres lonchas de jamón, suponemos que de un cerdo en estado vegetativo. No importó porque François Naudin, régent du Métaphrasie Angélique et Théorique, se ofreció a hacerlas pasar del ser al no ser, en una maniobra ontológica que Aristóteles desaprobaría pero que a nosotros nos solucionó la papeleta. Entre el primer y el segundo plato, aprovechamos para repartir unas postales maravillosas que María Cerón había ilustrado con una versión libre de Ubú Rey, rey de Polonia y Aragón además de doctor en 'Patafísica. 


 


Y tras la cena, exactamente a las 23:01, cuatro regentes (Julien Schuh, Miller Lévy, André Stas y Matthijs van Boxsel) pronunciaron cuatro discursos que, suponemos, debieron ser brillantes; al menos eso se dedujo de la reacción del resto de asistentes que sí hablaban francés. Por suerte para el concierto final del London Snorkelling Team no hacía falta saber idiomas, puesto que a la música jazz la acompañaron tan solo unas animaciones proyectadas simultáneamente en el escenario. Al acabar la última canción, se descorchó el champán y Su Magnificencia Tanya Peixoto pronunció un breve discurso que culminó con un brindis dedicado a Faustroll, nuestro Curador Inamovible. Todos los asistentes acabamos entonando la Canción del Descerebramiento, con la que recibimos el año 143 E.P.: 

Voyez, voyez la machin' tourner,
Voyez, voyez la cervell' sauter,
Voyez, voyez les Rentiers trembler;
Hourra, cornes-au-cul, vive le Père Ubu!



Raimundi Intelligibilis (Toni Navarro) y Fernando Arrabal en Le Café de París. 

Es probable que el próximo fin de año lo celebremos en Milán, con el Collage de 'Pataphysique (dirigido por la encantadora Tania Lorandi), que un día después de nuestra celebración en París había organizado un pataperitivo con un concurso sobre Jarry, bailes de salón y alcohol en abundancia. De hecho, nos hemos propuesto celebrar cada año en un lugar diferente, aunque ser proletarios pone límites a nuestros propósitos.

¡Aprovechamos para felicitaros a todos, todas y todes el nuevo año! 
Que Faustroll os guíe.

1 comentario:

  1. WOW! Todo suena perfecto y debe haber sido una experiencia formidable. Espero que lo hayas disfrutado muchísimo y que podáis encontrar traducción a esos maravillosos discursos :)

    ResponderEliminar