jueves, 8 de mayo de 2014

Exposición de Conrad Roset: "Love and Death"




En Sociedad Excéntrica nos enorgullecemos públicamente de ser más bizcos que el mismísimo Jean-Paul Sartre. Con un ojo puesto en la Feria Modernista del próximo sábado, dirigimos al mismo tiempo nuestra mirada periférica hacia la inauguración de “Love and Death”, la nueva exposición de Conrad Roset que la Sala Vinçon acoge hasta el 31 de mayo.  


Con esta nueva colección demuestra que todo artista tiene el derecho (en ocasiones incluso el deber) de evolucionar y reinventarse. En comparación con sus trabajos anteriores, éste es mucho más oscuro, incluyendo una simbología totalmente novedosa y elementos impropios del Conrad de hace unos años, que se limitaba a retratar a unas musas rebosantes de delicadeza y fragilidad. Los ojos están muy presentes en todas sus nuevas obras, especialmente en el espectacular mural que preside la sala. Los motivos florales son una constante, así como una belleza femenina que, aunque perdure desde sus inicios, se ha ido tornando mucho más sombría y enigmática. 


A pesar de las numerosas novedades que presentan, sigue siendo sencillo reconocer sus obras: los colores y los trazos le delatan. Sigue empleando tonos vivos que, combinados con su trazo ágil y desigual, dotan a las figuras de una gran expresividad. No hay que olvidar su dominio del goteo, que se ha convertido ya en uno de sus sellos personales. Aunque se está alejando del realismo, consigue plasmar con absoluta maestría las emociones que caracterizan esta colección: melancolía, nostalgia y algo de miedo. Miedo, quizás, a esa muerte que le da título y que va acompañada de un concepto casi antagónico, con el que retoma el eterno debate sobre la relación entre Eros y Thánatos. Es probable que se trate de un homenaje a Freud, por lo que todo asistente puede abandonar el papel de mero espectador e involucrarse en esta reflexión tan profunda. Nos vemos en la obligación de advertir al lector, y es que ya lo dijo Tristan Tzara: "El psicoanálisis es una enfermedad peligrosa, adormece las propensiones anti-reales del hombre y sistematiza la burguesía."



No hay duda de que Conrad Roset se ha convertido, junto a Paula Bonet (con la que comparte muchas semejanzas), en uno de los ilustradores españoles con más éxito a nivel internacional. Sus obras pueden verse en galerías de todo el mundo: Londres, París, Nueva York... El privilegio es ahora de Barcelona. Sociedad Excéntrica nunca miente: esta es una exposición altamente recomendable. Adéntrense en el sórdido Paseo de Gracia, admiren el contraste producido por los indigentes que mendigan junto a caras boutiques parisinas y, tras apartar la mirada de su rostro afligido, entren a Vinçon. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario