sábado, 2 de julio de 2011

VIONA ART: Gala Nocturna




VIONA ART: Gala Nocturna



Una mascarada en una catedral gótica. Invitados con románticas aunque siniestras vestiduras. La Gala Nocturna: Una vuelta a un pasado que no exisitió como tal. Una visión oscura del júbilo y la fiesta en el barroco. Viona, lo hace posible.

Desde el 2006, Viona, junto con la organización de eventos de Daila Laika, han creado los conocidos como “Gala Nocturna” entre otros encuentros historicistas, cuya finalidad era –y es- la de promocionar la vestimenta histórica, la estética siniestra y decadente y, sobretodo, dar al concepto de “fiesta y diversión” un nuevo enfoque.

El pasado febrero de 2011, Viona hizo su último evento hasta la fecha. Una Gala Nocturna en una catedral belga, la Catedral Agustina de Antwerp. Hemos tenido la ocasión de conocer a Jesús, un madrileño que tubo la ocasión de asistir y nos cuenta su experiencia en la Gala.

Jesús afirma ser un apasionado de la “movida” siniestra, tanto de la vertiente industrial (más moderna, de estilo militar y con colores fluorescentes, de música repetitiva y “EBM”) y de su vertiente más gótica (de vestimenta más elegante y romántica y de grupos como The Cure o Joy Division) y, por lo tanto, sus gustos coinciden con festivales como el Summer Darkness, el Amphi Festival o la reciente Gala Nocturna. Y esto es lo que Jesús nos contaba de este último festival:


      “En el caso de la Gala Nocturna, empecé a conocer el evento hace más de un año, cuando mi preciada novia me empezó a enseñar los trajes que diseñaba Viona y nos dimos cuenta de que celebraba este evento. A mi novia, además, le encantan los trajes y su madre es modista, por lo que este evento le atraía especialmente. Nos costó bastante decidir ir porque yo estaba trabajando en Dublín mientras que mi novia estaba viviendo en Madrid, pero fuimos, sólo por el fin de semana, a Amberes y a la Gala. Hay que hacer constar que no hace falta ser gótico para apreciar la Gala, pero si se es, quizás se disfrute un poco más. 
    
      La Gala Nocturna es espectacular, impresionante, un viaje a otros tiempos casi imposible hoy en día. Ya desde el principio, con una corte esperando en la entrada y vigilando que ningún intruso -sin el dress code apropiado- pasara a la catedral gótica donde se celebraba el evento. Fue pasar y tratar con personas muy educadas y refinadas con unos trajes que, a mí personalmente, me dejaban boquiabierto. No se trata tan sólo de que fuesen trajes preciosos, sino de valor incalculable y con una cantidad de detalles impresionante. Fue pasar y encontrarnos a continuación con dos barras y una sección de pasteles muy apropiados para la ocasión. Una de las barras era la barra de las absentas. Un vampiro y una vampiresa servían de una fuente distintos tipos de absenta preparados de una manera exquisita, con un poquito de azúcar removido en la bebida vertida desde la fuente. Hay que hacer mención especial de que a mí personalmente nunca me había gustado la absenta hasta que la probé allí. En la otra barra camareros normales se servían distintos tipos de cócteles preparados para la ocasión, de los que no me acuerdo sus nombres ni sus contenidos. 

    A continuación, cruzando la barra se podía acceder a la catedral propiamente dicha. El acceso mencionado anteriormente se realizaba a través del edificio colindante. El estado de la catedral es excelente, con todos sus cuadros, estatuas, púlpitos, etc. Parece mentira que la catedral se utilice habitualmente para hacer conciertos. Allí se podía encontrar una tienda al fondo con ropa de la época original y en el frente tenían puesto un escenario.

    A lo largo de la corta noche no faltaron distintas actividades. En primer lugar hubo toma de fotos por parte de Viona de todos aquellos que quisieran salir en ellas. A continuación, y si mal no recuerdo, hubo una pequeña ópera con un tenor y una soprano. Después de la excelente ópera vino un vals realizado por varios bailarines y a continuación una danza del vientre.
Y cuando parecía que iba a ser todo, apareció el rey, que estaba viéndolo todo desde un púlpito, con su corte, para seleccionar a la Reina de la Noche. Entonces fueron pasando una a una las distintas princesas que se habían presentado para el rey, venidas desde distintos sitios del mundo (Francia, Bélgica, Alemania, ... creo que incluso Hawaii) Y tras una larga dilación del rey con su corte procedió a elegir a su reina. Una vez la reina fue elegida iniciaron la fiesta, el baile de todos, donde empezaron a poner alguna pieza de música clásica y a continuación música de grupos como Unto Ashes, Enya, etc.
    Cabe destacar también uno de los trajes, de ángel caído, que llevaba una de las damas presentes en la fiesta. Era un traje blanco con una cola de plumas, que era en realidad una especie de ala que podría tener perfectamente 5 metros de largo y que ella podía levantar casi con soltura hasta ponerlo en vertical. Por otro lado, no llegamos a hablar con muchos de los presentes, pero cabe destacar la gran simpatía en todo momento de Viona que no le importó sacarse una foto con mi novia.
    No sé si podremos repetir el año que viene (por motivos económicos), pero desde luego mi novia se ha quedado enamorada de la Gala, de Amberes y de Bélgica. El fin de semana entero fue como un sueño hecho realidad. Uno de esos sueños que uno no se espera.

Jesús B.C.”


Más información sobre Viona y sus eventos en:
http://www.viona-art.com/




S.E.

No hay comentarios:

Publicar un comentario