jueves, 14 de julio de 2011

[El impertinente] Dependientas en venta


Ya es la segunda vez que alguno de mis jefes insinúa que las dependientas deberíamos ir ligeritas de ropa para aumentar las ventas en la tienda. Y todos lo dicen con ese tonito gracioso, como si decirlo como una broma fuera a sonar mejor. Pues es curioso, pero la mayoría de las chicas les ríen las gracias mientras yo me quedo con cara de besugo recién pescado. Señores, yo respeto todos los oficios y ocupaciones, pero comprenderán que no he estudiado una carrera para luego dedicarme a la prostitución. Que sí, que las humanidades tienen pocas salidas profesionales -no interesa que haya gente pensando ni cuestionándose las cosas en esta sociedad-, pero de ahí a convertirme en meretriz... Resumiendo: si quieren aumentar las ventas, señores encargados, les invito a que se paseen ustedes en tanga por las tiendas, pues las mujeres y los gays también somos clientes potenciales. El androcentrismo ya no tiene mucho sentido en una sociedad donde todos somos igual de consumidores. Otro tema que también da para despotricar, pero lo dejaremos para otro momento.

1 comentario:

  1. El problema es que los encargados y los dependientes, generalmente, dejan mucho que desear....

    ResponderEliminar