sábado, 2 de julio de 2011

Clara Maeda: Fashion Designer [ P A R T 1 ]




De la gracia rococó a la elegancia japonesa:
una visita por el mundo de Clara Maeda


Desde colores pastel, encajes, pasamanerías y todo tipo de ornamentaciones a la elegancia de las líneas simples: Clara Maeda es una diseñadora que rescata del paso del tiempo aquello que más le fascina. Los vestidos rococó y los kimonos japoneses han sido su principal fuente de inspiración hasta el momento, aunque no descarta otras épocas o culturas si sus gustos personales la llevan a ello. En un mundo donde lo que prima es la funcionalidad y la comodidad, ella no ha dudado en apostar por la elegancia, la fantasía y el poder liberador de la imaginación. Tan solo depende de nosotros, nos cuenta, poder ser princesas o dandys aunque solo sea por un día.


Las siguientes preguntas podrán parecer muy obvias, pero probablemente a nuestros lectores les interesará tu respuesta. En primer lugar, ¿cómo decidiste que éste sería tu trabajo? ¿Cuál era tu camino antes de ser diseñadora de moda?

Tan lejos como puedo recordar, desde mi más temprana infancia, siempre había soñado con mundos encantados en los que dejarse llevar: mundos más amables y bonitos. En mi infancia y, más adelante, en mi adolescencia, estuve interesada en arte, música, la Edad Media, las hadas y todo tipo de criaturas de leyendas célticas. Muy pronto mis gustos se fueron acercando a modas alternativas y movimientos subculturales como el mundo gótico, para mí resultó ser una nueva vía mediante la que expresarme. En esa época no podía encontrar en tiendas normales el tipo de ropa que buscaba, así que empecé a llevar encajes antiguos y can-cans de mis bisabuelas, así como confeccionar mis primeras piezas de ropa con la máquina de coser de mi madre.

Al mismo tiempo estaba cursando arte y diseño en secundaria, y desde el primer año descubrí la profesión de diseñadora de vestuario: la recreación exacta de trajes de época, ¡fue una revelación para mí! Descubrí también que mis antepasados habían sido sastres o costureros, así que sentí que ése era mi destino. Trabajé muy duro para ser admitida en una escuela especializada en diseño de vestuario, y tuve la suerte de conocer a las personas adecuadas que me ofrecieron mis primeros trabajos. Así es como pude trabajar durante tres años en una tienda de corsés de París, antes de poder tirar adelante, finalmente, el proyecto de mi propia compañía.

El Rococó y los kimonos resultan una mezcla curiosa... ¿Cómo surgió? ¿Crees que hay alguna relación entre estilos tan dispares?

En realidad, la primera vez que mezclé la moda histórica francesa y el kimono japonés, fue para “Chiyako”, cantante de la banda japonesa Yanéka. Ella me pidió que creara un corsé utilizando la tela de “obi” (el cinturón del kimono) que había heredado de su abuela. En ese momento todavía no había creado mi compañía, y pensé acerca del diseño durante mucho tiempo, porque no quería hacer algo demasiado evidente o kitsch.

Antes de aquella idea jamás había pensado en mezclar ambas modas, ¡pero me encantó! Cuando finalmente comencé mi propia empresa, fue justo después de casarme con mi marido japonés. Estaba viviendo en Japón y pensé que trabajar mezclando los estilos de mis dos culturas podía ser la vía perfecta para expresarme a través de mis creaciones, ¡era un gran desafío! Nunca antes había pensado en si era una extraña combinación o si había alguna relación entre ambos estilos, tan solo sabía que era algo que debía probar, algo que podía funcionar.

En mi opinión, puede salir bien si decides mezclar ambos estilos de forma directa y obvia (añadiendo mangas largas de kimono a un vestido rococó o añadiendo un escote rococó a un kimono, por ejemplo). Sin embargo, observando los pequeños detalles de la moda histórica, no sólo en el Rococó sino también en el Renacimiento, hasta principios del siglo XX (el trabajo con los cuellos y escotes, la línea de la cintura, la forma de envolver la tela alrededor del cuerpo, etc.) puedes encontrar una manera de hacerlo funcionar y combinar moda histórica japonesa y europea sin quitar la esencia de sus particulares bellezas.

Tratas de aportar algo nuevo a la estética rococó? Por ejemplo, simplificar sus patrones, modernizar las telas, hacerlo más sensual... ¿Y con los kimonos?

No sé si estoy aportando un nuevo sentido al Rococó, pero sí que puedo asegurar que no estoy tratando de hacer una reconstrucción al 100% histórica, ni tampoco de hacer diseños excesivamente modernizados: simplemente aplico mi visión y mis gustos personales a lo que diseño. Por ejemplo, cuando diseñé la colección Shiki quería crear una atmósfera inocente y dulce: simplifiqué las formas y las ornamentaciones, utilicé muchísimas telas de colores luminosos como gasa de seda, reajusté las mangas y cuellos, escogí colores y estampados en tonos pastel... Así que básicamente estoy manteniendo la esencia de los vestidos rococó, trabajando con imágenes y patrones históricos pero siempre pensando en la mejor forma de describir la atmósfera deseada, o cómo seguir mejor los deseos de mis clientes incluso cuando supone cambiar los patrones básicos, utilizar telas modernas o mezclar las particularidades de diversas épocas o culturas.

En cuanto a los Kimonos, fue al principio más delicado e incluso tabú en mi mente, pues no es estrictamente mi cultura y, contrariamente a la moda europea que cambia constantemente en el tiempo, los kimonos permanecen exactamente igual a lo largo de los siglos. Cuando comencé mis investigaciones, descubrí que en Japón se pueden ver muchísimos kimonos reinventados en las revistas, en los cuales se añaden cuellos con encaje, pequeños sombreros, joyería inspirada en el Rococó o la época victoriana, guantes, etc.: se trata de una forma moderna de seguir llevando el kimono, especialmente para la gente joven. No obstante, incluso si las telas están modernizadas y muchos accesorios son añadidos, la forma y la estructura del kimono permanece igual...

Así que por el momento, mi deseo de reinventar el kimono y mezclar estilos es todavía un proyecto en mi mente, pero estoy convencida de que lo realizaré algún día. Simplemente estoy esperando el momento oportuno. ¡No dudéis de que algún día lo veréis en mi página web!

¿Te consideras una persona nostálgica, alguien que vive en el pasado?

Con el trabajo que hago, sería fácil sentir nostalgia pero, en realidad, no la siento. Observando la historia de la moda, creo que debemos sentirnos afortunados de vivir en el presente, pues los cánones existentes de estética son increíblemente variados. Uno puede fácilmente encontrar una forma de expresarse y nada es una obligación: si sentimos la necesidad de llevar un corsé o un vestido realmente pesado con can-can en verano, ¡tan sólo depende de nosotros! Lo mismo sucede con la recreación histórica: aunque conocemos de la historia tanto sus aspectos positivos como los negativos, hoy en día podemos apreciarlo y rescatar tan solo lo bueno.

Por otra parte, suelo considerar las tradiciones como algo muy relevante que respetar y mantener. Esta forma de pensar me viene también enfatizada por mi cultura japonesa y budista: debemos recordar cada día de dónde procedemos, teniendo en cuenta y respetando nuestras raíces y nuestros ancestros.

¿Estás pensando en extender tus colecciones / líneas estilísticas? (Hacia otro período histórico, por ejemplo)

¡La respuesta es que sí! Siempre tengo un montón de ideas en mi cabeza y actualmente estoy trabajando en modificar mi página web, para abrir más puertas y más posibilidades a mis creaciones. Entre otras cosas, me gustaría crear más colecciones de vestidos de novia, basadas en otras épocas o influencias (siglo XIX, japonismo...). También quiero extenderme al público infantil, siempre inspirado en épocas antiguas, ¡por supuesto!

[...]

No hay comentarios:

Publicar un comentario